¡¡ESTOS JUDIOS ME QUIEREN ROBAR!!

anibal_chDon Simón Rostkier nació en Polonia en 1897 y llegó a Uruguay a la edad de 31 años, en 1928. Durante 5 años trabajó muy duro para poder traer a su familia que había quedado en la lejana Polonia. Allá habían quedado su esposa y 6 hijos, pero don Simón no los olvidaba y religiosamente mes, a mes, le enviaba 100 dólares para el sustento de su señora y su progenie.

Mientras se recorría la campañaEntre 1939 y 1944 la familia Ro vendiendo como mercachifle,  pensaba siempre en sus seres queridos y peso que agarraba, peso que iba al tarrito de los ahorros para poder llegar algún día a juntar todo el dinero que le permitiera traer a toda su prole. Y en el año 1933, alcanzaba su sueño, llegando a Montevideo su señora y sus 6 hijos.

En 1935, nace su único hijo uruguayo, David, al cual nosotros conocemos como “Duche”, que precisamente es el diminutivo de David.stkier vive en Carmelo. Luego se radica definitivamente en Montevideo. Todo este tiempo don Simón vende ropa, con sus maletas al hombro, por todo esta zona del país, como lo hacían muchos otros judíos, turcos, rumanos, polacos etc.

Desde 1946 al 50, hubo en el Uruguay 50 mil judíos. Hoy se estima que quedan unos 16 mil.

En 1950 se inicia con el negocio de los cueros. Salía desde Montevideo el lunes y pasaba toda la semana negociando con los “coiros”, volviendo a la capital el viernes con todo el cargamento de lo que había comprado.

A Ombúes de Lavalle llega en 1953, cuando le alquila un galpón a José Tunessi, dando comienzo de esta manera el acopio de cueros y lanas en nuestro pueblo.

El 19 de diciembre de 1955, llega a radicarse en Ombúes de Lavalle, el único hijo uruguayo de los Rostkier, el “Duche”, quien junto a su padre y hermano Samuel forman una sociedad que perdura hasta 1968. En enero, de ese mismo año, fallece don Simón.

La sociedad prosigue entre Samuel y “Duche” hasta el 19 de noviembre de 1996, en que fallece Samuel. La sociedad original se ha ido desgajando por circunstancias irremediables y ahora solo queda “Duche”, quien le baja las cortinas a la barraca, ahora por razones puramente económicas, el 30 de setiembre de 1999.

La familia Rostkier se integró de inmediato a la sociedad ombuense, y fueron orgullosos defensores de este querido solar. Tanto es así, que cuando Samuel  contrajo matrimonio pasó a vivir en nuestro pueblo, donde nace Dorita, que actualmente está radicada en Israel, como tantos ombuenses que componen la diáspora uruguaya  por el mundo.

“Duche” hombre alegre, poseedor un agudo humor, juntador de anécdotas y chascarrillos que luego cuenta en sus tertulias montevideanas, haciendo las delicias de la “colectividad”, también nos ha acercado algunas de sus anécdotas.

El “Duche” se encontraba muy a menudo en la sucursal del Banco República local, con un conocido agricultor de la zona, hombre conocido, porque nunca bajaba la luz larga en la carretera, haciéndose a creedor a los más denigrantes epítetos, además de estar constantemente tomándose la oreja, como si eso le ayudara a solucionar sus problemas.

  • -Pero don Rostkier, Ud. siempre está en el Banco!… Le dice este hombre.
  • -Bueno, pero si me ve, es porque Ud. también viene…
  • -Pero Ud. viene solo!…a mí me llaman!

En los años 60 y pico los Rostkier, aparte de comprar cuero y lana, había comenzado en el negocio de la miel. Compraban la miel a los pocos apicultores que había en  colmenas rústicas, también lograba llenar sus tamborcitos de miel y salía luego a venderla al mejor postor. Juan Rojas lo había invitado a vender en forma conjunta a los judíos Rostkier, que en ese momento tenían muy buen precio.A Rogelio Muníz, alias “El Pillo”, le gustó la idea y llevaron los tanques a la barraca. Pesaron y cobraron.

Pero a Samuel le llamó la atención el peso de los tanques de Muníz: 340 kilos. un peso realmente imposible, ya que un tambor repleto no podía llegar a sobrepasar los 303, 305 kilos.

Entonces transvasaron la miel de un tanque al otro. Y apareció el secreto, una espesa base de cemento hacía de fondo del tambor, aumentando con esto considerablemente el peso.

Primero llamaron a Juan Rojas, pero claro, Juan desconocía la jugada de “El Pillo” Muniz y aconsejó a Samuel que llamara al dueño de los tambores. Cuando iba para lo de Rostkier, el “El Pillo” llegó por lo de Rojas y le dice:

  • -Voy para lo Rostkier, me llamaron…
  • -Sí …dice Juan
  • -Se acuerda lo que yo le dije, que con los judíos no se puede hacer negocio!…
  • -Ajá … ¿por qué?
  • -Es que ahora tengo un presentimiento…¡¡¡ estos judíos me quieren robar!!!

2 comentarios en ¡¡ESTOS JUDIOS ME QUIEREN ROBAR!!

  1. Es una alegría y un orgulloso ser recodada junto a mi familia en Ombúes donde viví parte de los mejores y más felices años de mi vida.
    La historia de mi abuelo Simón es exacta, tal cual la conozco yo misma.

  2. Manrù dice que el comentario de Muniz fuè: “Si no hacès asi no ganàs un pezzzo”.

Los comentarios están cerrados.