¿Empezamos?

Hoy todos hablan de Lucía y su triste muerte. Ayer fueros muchas más.

¿Y mañana?

Creo que estamos  en el momento oportuno para contra atacar…

¿Empezamos?

Esto lo leí en un blog, que una amiga compartió. Es solo un fragmento, pero si quieren leerlo todo está acá.

“Le dijo a su papá que iba a un lugar pero se fue de su casa en una camioneta con dos hombres”, nos cuentan. No es que no sea cierto, pero ¿qué explica eso sobre lo que ocurrió? Poco y nada. Pero dispara otros prejuicios ¿Cuál es el hilo conductor entre subirse a una camioneta en la puerta de su casa y morir desvanecida en un centro médico porque su sistema vagal dejó de funcionar? Su propia responsabilidad, su culpa: se fue, mintió, como hicimos miles de veces muchas de nosotras, con mejor suerte claro.

Recuerdo una cita con alguien que no conocía. Le dije “voy a tu casa”. Allá fui no sin antes diseñar con mi amiga más amiga un protocolo consistente en llamarla cada tanto tiempo avisando que estaba bien. Se lo conté al chico apenas llegué: “mirá, cada tanto tiempo la voy a llamar, porque a nosotras, nos matan por cosas así”. Me miró raro, pero lo entendió perfectamente. Así de horrible es el mundo en el que las mujeres nos movemos hoy. Yo misma me vi levantando el dedo contra mí. Me preguntaba ¿a dónde vas? ¿qué haces? La solución fue no del todo cómoda, pero pude salir, no me quedé y tuve suerte, como muchas otras veces, como cuando me duermo en los taxis: de más joven volviendo de fiesta, de grande agotada de trabajo, que es lo mismo o más dañino. Y siempre tuve “suerte”. A lo sumo, un reto machista, pero buena onda, por ser “tan” irresponsable. Pero ya vemos, la suerte es esquiva y cuando falla, ocurren casos como el de las Lucías de cada día, que confinan a la muerte a algunas y a la asfixia de la auto-represión y el miedo a muchas otras.

El Liceo local está haciendo una serie de dinámicas de grupo con los muchachos de bachillerato, que culmina el jueves 20 con una charla sobre DROGAS y ALCOHOL.

No es abierta al público, pero estaría bueno que la Comisión de Cultura, el Municipio, las instituciones, la prensa, y TODOS, nos aboquemos a generar encuentros donde participemos viejos, maduros y jóvenes, para analizar situaciones que hoy percibimos lejos, pero que no demorarán mucho en estar sobre nosotros.

Este medio está a vuestra disposición, para convocar, para organizar, o para lo que consideren que podamos ser útiles.